Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 16 de junio de 2012

Revistas para chicas

Ya sé que hace tiempo que no actualizo, pero de vez en cuando me viene el ramalazo nostálgico.

Y esta vez ha sido por "culpa" de una amiga que, a través de facebook nos ha recordado una de las revistas para chicas que leíamos en nuestros años de adolescencia: "Jana, la mejor revista semanal para chicas". Jamás la compré en el kiosco; los pocos ejemplares que llegaron a mis manos me los trajo mi padre, supongo procedentes de alguna de las reformas en las que trabajaba, salvados de un terrible final en un contendedor de obra. Jana, Esther y Lily. Esas son las que recuerdo haber tenido. Y probablemente serían números atrasados. Nunca me cansaba de ojearlas.

Tiempo después fueron sustituidas por la Super Pop, que esperaba ansiosa cada 15 días y esta vez sí compraba, de forma compulsiva, casi más por el hecho de que fuera una revista para chicas que por sus contenidos. Y cuando me cansé de ella llegó Ragazza, algo más "adulta" . Y entre medias, algún que otro Vale que leía a escondidas, más por vergüenza que por miedo a una posible regañina.


martes, 21 de febrero de 2012

Noeli... o el futuro laboral en Laponia

Hoy amanecemos (o ayer nos acostamos, según cada caso), con las declaraciones de José Luis Feito, presidente de la comisión de economía y política financiera de la patronal CEOE, mediante las que ha propuesto que se retire el subsidio por desempleo a los parados que rechacen una oferta de trabajo, aunque sea "en Laponia". 

Y ante semejante ofensa, el diablillo que hay en mí propone cabrearse y lanzar toda clase de improperios hasta hartarse. 

Sin embargo, mi angelito bueno, que por otra parte es un nostálgico, prefiere acordarse de esa serie de dibujos animados que se desarrollaba en Laponia y tan buenos ratos nos hizo pasar en nuestra infancia: Noeli. Y total, allí todos eran tan felices... a lo mejor es para pensárselo. Que nos vayan haciendo sitio a los 5 millones y pico de parados, que ¡¡allá vamos!!



En fin...

jueves, 22 de diciembre de 2011

El Mercadillo Navideño de la Plaza Mayor

¿Qué niño madrileño no ha visitado el Mercadillo Navideño de la Plaza Mayor? Sí, ese en el que Chencho se perdía el día de Nochebuena, dando un disgusto a su Gran Familia, y sobre todo a su entrañable abuelo, el maravilloso Pepe Isbert. Una escena mítica del cine español.


Año tras año. A pesar del frío y de los agobios de la multitud. Cuánto disfrutábamos. De puesto en puesto. ¡Qué ilusión! Y éramos felices si nos compraban una careta de cartón, o una caja de bombas fétidas que nos costaba mantener intacta hasta el día de los Inocentes. 

Una tradición que por fortuna perdura, aunque ya no seamos niños y seamos nosotros los que ahora agarramos de la mano a nuestros enanos para que no se pierdan. ¡Y que dure muchos años!

¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!

lunes, 14 de noviembre de 2011

¿Educación Física?


Nunca he sido especialmente mala en las prácticas deportivas. Pese a mi escasa estatura, jugué en el equipo de baloncesto del colegio: competimos en algún campeonato mixto, y ganamos algún trofeo. Tampoco se me daban mal otras disciplinas que practicábamos en el gimnasio de nuestro centro educativo: salto al potro o elasticidad, por ejemplo.

Sin embargo hasta hace muy poquito había guardado especial rencor a una cosa: correr. Las carreras de larga distancia. Aún recuerdo el campo de fútbol donde nos obligaban a trotar. No era capaz de aguantar los interminables minutos de carrera continua. Mi odio por esta disciplina se trasladó a los años de instituto, donde el campo de fútbol fue sustituido por el Polideportivo Municipal. No se me olvidan los escondites que me vi obligada a buscar y las trampas que tuve que hacer para conseguir aprobar la Educación Física. Menos mal que la resistencia solo era parte de la programación de un trimestre de cada curso...

Correr más de 10 minutos jamás ha sido lo mío. Bueno, en realidad jamás lo fue hasta hace unos 4 meses. Un día del verano que acabamos de pasar me dio por ahí, como a Forrest Gump. Primero alternando la carrera con el andar. Poquito a poco. Sin prisa pero sin pausa. Y hasta ahora. No soy Marta Domínguez, pero al menos  puedo decir que soy capaz de correr más de 1 hora a seguida, o más de 10 kilómetros continuados. Y hasta me ha dado por participar en carreras populares. Y hasta las he terminado.

Por eso, a estas alturas me pregunto: ¿Eran adecuados los métodos usados en el colegio con los que nos "forzaban" a completar sin apenas preparación vueltas y vueltas a un campo de fútbol? Y yo misma me respondo: para mí no lo eran. Solo por ese motivo he odiado durante muchos años una práctica deportiva que ahora estoy ansiosa por ir mejorando día a día. Era una espinita tenia clavada dentro desde entonces. Por suerte he encontrado la forma de quitármela sin dolor. Lástima que no haya sabido hacerlo antes.




Seguidores

Videos para recordar

Enlázame


Mis recuerdos en tu correo


Mis recuerdos en tu correo:

Aquella Maravillosa Infancia


  © Free Blogger Templates Columnus by Ourblogtemplates.com 2008

Ir ARRIBA