miércoles, 8 de octubre de 2008

El Blandi Blub

¿Para qué demonios servía este "juguete"? Una masa gelatinosa de color verde, fría al tacto y maloliente, que se podía estirar casi hasta el infinito. Sin embargo, con ella nos pasábamos las horas jugando, cual pelotilla de moco entre los dedos (¿Por qué a los niños les gustan tanto las cosas escatológicas?). Yo creo que si alguien intentara vendernos algo así ahora, lo menos que se buscaba era una denuncia por tráfico de estupefacientes.

3 comentarios :

  1. Debía ser más tóxico que un bidón de residuos nucleares, pero era una gozada dejarlo escurrir entre los dedos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Probaron a meterlo alguna vez en el congelador?
    Salu2,
    David.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía. Ya no me acordaba de este. ¡Pues anda que no habré pasado horas y horas jugando con él!.

    Y como dice Valentín VN tenía pinta de poder ser tóxico pero, por lo visto, ni los tóxicos de antes lo eran tanto como los de ahora.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Bienvenido a este rincón nostálgico.

Tu comentario será publicado en cuanto el administrador lo revise.

Gracias por colaborar con tus recuerdos.



 
Blogger Templates