¡Cómo envidiaba a los que lo tenían!

Responder