Las palanquitas de los hipopótamos se rompían con facilidad, creo… ¿Os acordais?.Saludos,David.

Responder