Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

Jugando a tiendas

Juego donde imitábamos a nuestras mamás. Los tres elementos principales para jugar a tiendecitas eran: productos alimenticios que imitaran a los reales (ultramarinos, frutas, carne…), una balanza donde pesar las compras y una caja registradora para cobrar. Con ello, éramos capaces de montar hasta supermercados donde los clientes eran Las Barriguitas, La Barbie o porqué no, la Nancy.

En ocasiones, a falta de género para “vender”, cogíamos los catálogos de los hipermercados y recortábamos los productos que se anunciaban para colocarlos en las estanterías de nuestro particular negocio.

Fuente fotos: www.todocoleccion.net y www.eselx.com

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *