Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

Conecta 4

conecta 4

A este recuerdo que jugábamos en casa de mi vecino, y que casi siempre perdía. Los diagonales eran mi perdición. Bueno, y lo siguen siendo. Acabo de echar un partidilla en una de las múltiples páginas que hay en internet y he vuelto a perder, para variar. Para el que quiera probar, en la página Pequejuegos lo puede intentar.