Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

Los muñecolates

Mmmm… ¡Que recuerdos más dulces! Esos Reyes Magos de chocolate Elgorriaga que se colgaban en el árbol de Navidad y que teóricamente había que dejar de adorno hasta el día señalado… yo creo que nunca resistí tanto tiempo. Pero ¿Y la pena que daba desenvolverlos de ese papel tan bonito para pegar el bocado?

Los que hacen ahora no son tan bonitos… tienen la forma más alargada y no parecen tan amigables como los de antaño… o al menos estos de la foto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (4)

Me daba mucho apuro comérmelos. ¡Eran tan bonitos! Y, sí, los de ahora son igual que los de antes, así que, ¡a regalarlos a los hijos, sobrinos o nietos!¡Feliz Navidad!

Responder

Yo me los comia, jajjajaja. Aun lo sigo haciendo… los chocolates en casa duran lo que se tarda en quitarles el papel…

Responder

¡Como debe ser!(aunque, mucho ojo con los atracones)

Responder

Una imagen entrañable y deliciosa… que recuerdos más dulces… yo los colgaba para ver como quedaban en el árbol, pero ya está… no se quedaban en el árbol… No pasaban un día entero en el…

Responder