Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

Papel y plástico 2

Papel y Plástico 2

Papel y Plástico 2 ha visto la luz. Y de qué forma! A través de 128 páginas, Óscar Lombana vuelve a ilustrar sus recuerdos, los de todos nosotros. Desde que tengo el libro en mis manos no me he separado de él. Tengo la misma sensación que cuando me regalaron el primer superestuche Pelikan, que lo llevaba a todas partes y lo abría cada dos por tres, solo para contemplar lo bonito que era, con todos sus rotuladores colocadidos.

Como dice el prólogo de Nacho Vigalondo, “los libros de Óscar Lombana son una sorpresa, incluso para los que lo vean venir. No hay página que no te pille desprevenido, que no provoque la sonrisa o la incredulidad ante ese recuerdo electrizante que ni siquiera echábamos en falta”.

“Los más jóvenes ya no tendrán la oportunidad de reencontrarse porque la pérdida se vuelve imposible: la sintonía de Pocoyó nunca desaparecerá de Youtube. Los tebeos están escaneados, los juguetes catalogados de forma infalible. Los videojuegos se pueden descargar una y otra vez. En ese sentido, las nuevas generaciones no tendrán su Papel y Plástico. Somo nosotros, treintañeros y cuarentañeros que vimos Blade Runner en Sábado Cine, los últimos en poder ejecutar el ritual de redescubrirnos para nuestro disfrute o vergüenza”.

Papel y Plástico 2
El Cinexin, los teclados musicales casio formaron parte de nuestra infancia

En cuanto al contenido, pues no pienso desvelar nada y así no romperé el encanto para los que se quieran hacer con él. Bueno, vale, solo una cosa: en sus agradecimientos de “solo” 2 páginas, el autor se ha acordado de todo el mundo (infinitas gracias, Óscar por acordarte de los que en alguna ocasión te hemos enviado un simple mail).

Y con esta embriaguez que se ha apoderado de mí me voy a la cama a soñar con los clicks, las Barriguitas y el Equipo A.