Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

Libros de cuentos

cuentos infantiles caperucita

Primero fueron los cuentos troquelados, que vivieron su máximo apogeo en los años sesenta y sententa. Se trataba de cuentos que tenían la forma del personaje de la portada. Algunos eran sencillos, pero otros resultaron ser verdaderas obras de arte, y los había de todas las temáticas: cuentos clásicos, religiosos, e incluso algunos inspirados en fotogramas de películas, como las de Marisol.

Después llegaron los libros de cuentos, que agrupaban en un volumen varios de los clásicos. Los más conocidos eran de la “Colección Festival”. En cada uno de ellos se incluían ocho o diez cuentos ilustrados populares: “Gulliver en Lilliput“, “Gulliver en el país de los gigantes”, “La piel del oso”… había uno de un patito muy desobediente que se perdía.