Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

Anuncios

Los anuncios de los años 80 marcaron tendencia. El hombre de la tónica Schweppes, el mayordomo de Tenn… Vinieron para quedarse, como todos los anuncios que permanecerán para siempre en nuestra memoria más profunda.

Publicidad que recordarás de los años 80

Apenas rascamos un poco, aparece un señor con traje que aseguraba ser director general de Camp y estar muy orgulloso de Colón fórmula extra, y hasta se permitía el lujo de darnos un consejo para movernos en la vida. Sí, ese de “Busque, compare, y si encuentra algo mejor…”. Si creciste en los 80, seguro que te acuerdas de estos anuncios.

Aprendimos mucho durante los intermedios. Por ejemplo, a compartir: “tú el Pronto y yo el paño“. También que “en las distancias cortas es donde un hombre se la juega”, y que para enamorar a la chica del cole que nos gustaba lo mejor era un diamante, que es para siempre.

Pero no nos llegaba la paga y como mucho podíamos ofrecerle una Chiquilín, que era nuestro particular estudias o trabajas. O regalarle su primera colonia, Chispas. O sorprenderla con ese juego de manos que no dejábamos de practicar frente al espejo: “¿Qué-es-eso? Eso-es-queso“.

En las distancias cortas es donde un hombre se la juega, pero no eras precisamente el primo de Zumosol, y si nos rechazaba corríamos el riesgo de quedar como unos payasos de Micolor.

Nos íbamos haciendo mayores, y cambiaban los gustos. En la carta de los Reyes ya no cabía el Scalextric: queríamos ser Jacks, el más buscado. Y cuando soñábamos con una chica siempre era rubia, montaba a caballo y olía a limones del Caribe, como el desodorante Fa que se usaba en casa. La chispa de la vida, que no había hecho más que comenzar… En cuanto a publicidad, sin lugar a dudas, la década de los 80 fue la más creativa en la historia de España.