Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

Televisión infantil de los años 70 y 80

¿Quieres recordar esas series de dibujos animados que te divertían cuando eras niño en los 80? Has llegado al lugar adecuado. Haz click en la imagen de tus recuerdos favoritos para revivir esos momentos.

Los mejores programas infantiles y juveniles de los años 70 y 80

En los primeros años de los 80, la televisión todavía era en blanco y negro, había carta de ajuste y al final del día el himno de España ponía fin a la programación. Si el programa era para mayores de dieciocho, le ponían los dos rombos… se acabó la diversión. Esa era la mejor excusa para mandarnos a la cama.

Había poca variedad, tan solo dos canales. Y sabíamos que pasaríamos las Navidades con Ivanhoe y Robin Hood, la Semana Santa con Espartaco y Ben-Hur, y los sábados y domingos con los hermanos Marx, Jerry Lewis, John Wayne y Tarzán.

Después llegó la tele en color y los nuevos canales y nos aprendimos la palabra “descodificador“, y aunque no lo tuviéramos no importaba, podíamos ver el partido de los domingos. Y entonces nos cambiaron a Torrebruno por Xuxa, y no nos quejamos, es cierto.

Como decían nuestros padres, cualquier tiempo pasado fue mejor. Vaya. Creo que esto nos vuelve carrozas. O nostálgicos.

Los dibujos animados que veían los niños de los años 80

Los dibujos animados fueron los reyes de la televisión infantil. A veces, incluso se utilizaban como espacio de ajuste, asi que cuando el tiempo no cuadraba, colocaban unos dibujos animados para completar. Y nosotros, tan contentos.

Era un universo variadísimo, con todo tipo de personajes destacando aquellos en los que los protagonistas eran los animales, que personificaban un determinado comportamiento o conducta.

Clásicas son las creaciones de dos magos de la animación como Hanna-Barbera, que muchos de pequeños pensábamos que era una señora, pero no. Eran dos caballeros que se conocieron y empezaron a trabajar juntos.

Uno de sus primeros y exitosos trabajos fue Tom y Jerry, para la Metro Goldwyn Mayer. Más adelante montaron su propia empresa productora y no dejaron de crear personajes inolvidables como los Picapiedra, el gorila Maguila, el oso Yogui, el lagarto Juancho, Pixie y Dixie y el gato Jinks, Pepe Pótamo, Leoncio y Tristón, etc.

Muchos animales protagonizaron también otras series de dibujos, como es el caso del pollito Calimero, al que nadie comprendía, Félix, el gato, o la Pantera Rosa. Si clásicos son todos ellos, no lo son menos Popeye o la serie de Los autos locos, dibujos que nos tenían pegados al televisor. Luego, de forma un tanto artesanal nosotros mismos proyectábamos en nuestro CineExin algunas de aquellas animaciones.

Si hay algo común al hablar de la televisión que viviemos en la infancia y la adolescencia, es el sentimiento de añoranza por una programación que tenía su fundamento en el consabido dogma de formar, informar y entretener.

Y cómo no acordarse de series de dibujos animados como Heidi, Marco y Vicky, el vikingo, todas ellas protagonizadas por niños que no estaban bajo el cuidado directo de sus padres, que se sabían valer por sí mismos y, aunque en ocasiones lo pasasen mal, salían siempre airosos de todo. Eran de alguna manera, personajes anárquicos y portadores de mensajes de superación.

Heidi llegó a la pequeña pantalla en el 76. Se trataba de una serie japonesa, lo cual era algo realmente novedoso. Este tipo de dibujo contrastaba con los clásicos cartoons norteamericanos a los que estábamos acostumbrados.

Tras el éxito de Heidi, llegó Marco, para sustituir a la niña de los Alpes. Y lo hizo para ir “de los Apeninos a los Andes”, en busca de su madre.

Vicky era un vikingo que vivía en la aldea de Flak y que siempre sacaba de apuros a su gente con su ingenio, que le llegaba en los momentos de dificultad, como cuando les atacaba su mayor enemigo.

Los personajes de carne y hueso de la televisión de los años 80

Desde pequeños aprendimos a través de Félix Rodríguez de la Fuente a tener respeto por los animales y por la naturaleza, de forma entretenida y amena. Por eso, su muerte fue sentida por niños, jóvenes y adultos.

Rodriguez de la Fuente comenzó a presentar Fauna en 1968, un espacio que rápidamente obtuvo un gran éxito y que se consolidó como uno de los preferidos del público. Posteriormente le seguirían otros tantos en esta línea, como lo fue el ya clásico “El hombre y la tierra“, que repetiría gran éxito de público.

Félix Rodriguez de la Fuente, el amigo de los animales, murió en accidente aéreo en tierras canadienses, un 15 de marzo de 1989, el día que cumplía 52 años, durante el rodaje de un programa de televisión.

Otros grandes personajes de carne y hueso de la televisión de los años 70 y 80 fueron Los payasos de la tele: Fofó, Gaby, Miliki y Fofito. Ellos conquistaron a todos los niños al grito de “¿Cómo están ustedes?”.La bola de cristal fue otro de esos programas que recordamos hoy en día con nostalgia. Se estrenó en 1984 y estuvo cuatro años en antena.

Todos estos programas infantiles y juveniles formar parte ya de nuestro imaginario colectivo.

El UHF y la llegada televisión en color a España

Los niños de los 80 siempre vimos el segundo canal de Televisión Española, el llamado UHF como un canal para mayores, excesivamente sesudo para nosotros, y que además no tenía emisión durante todo el día.

Pero lo que sí fue un verdadero acontecimiento televisivo para los niños, fue la llegada del color a las pantallas. Todos nuestros héroes y admirados personajes cambiaban del blanco y negro al color, lo que para nosotros suponía un giro histórico: los equipos de fútbol se veían como en los cromos y Heidi teñía la pantalla con su peto rojo y el verde paisaje de los Alpes.